Limpiador de Lengua

$4.990
Agotado

Por las mañanas tenemos una concentración elevada de gérmenes en la boca (por eso al levantarnos solemos tener la sensación de mal aliento), de modo que se convierten en el mejor momento para atacarlos. Da igual si lo haces antes o después de lavarte los dientes, pero siempre es mucho más efectivo por las mañanas.

Para usar tu limpiador lingual sigue estas sencillas instrucciones:

  1. Sitúate frente al espejo y saca la lengua fuera de la boca.
  2. Sostén el limpiador lingual con firmeza y recorre toda la superficie del músculo desde la parte interna a la externa; recuerda hacerlo siempre en esta dirección para llevar los residuos hacia el exterior de la boca.
  3. Lleva el limpiador tan atrás como sea posible para lograr una mayor limpieza, pero siempre debes sentirte cómodo y no provocarte náuseas. Es importante controlar la fuerza de aplicación, para no dañarte la lengua. Verás que a medida que vayas utilizando el limpiador lingual durante varias sesiones podrás colocarlo en un área más profunda de tu boca sin molestias.
  4. Repite la acción entre tres y cuatro veces y, al acabar, enjuaga el limpiador lingual con agua después de cada pasada para eliminar la suciedad que haya extraído.
  5. Lávalo cuando hayas terminado, y guárdalo junto a tu cepillo de dientes para no olvidarte de utilizarlo en tu rutina de limpieza bucodental.

Con este pequeño y sencillo gesto, reducirás la probabilidad de sufrir un problema de halitosis y ayudarás a mantener tu boca sana.